top of page
Buscar
  • cearutaedenarmenia

Normas de tránsito (A1 -B1- C1)




En Colombia existe una gran cantidad de mecanismos para regular el tránsito y el transporte, de esta forma establecer pautas que deben ser respetadas y una guía para que parametricen cumplan con los comportamientos idóneos en el tránsito y el transporte.


Ley 15 del 30 de abril de 1959: por la cual se da mandato al Estado para intervenir en la industria del transporte, se decreta el auxilio patronal de transporte, se crea el fondo de transporte urbano y se dictan otras disposiciones.

Decreto 1344 del 4 de agosto de 1970, por el cual se expide el Código Nacional de Tránsito Terrestre.

Decreto No. 167 del 11 de febrero de 1972, por el cual se dictan normas de seguridad para el servicio público y otras disposiciones.

Decreto No. 942 del 24 de mayo de 1974, por el cual se crea el Comité Nacional de Seguridad Vial.

Decreto No. 737 del 30 de marzo de 1979, por el cual se reglamenta la adquisición de vehículos blindados.

Decreto No. 1409 del 8 de junio de 1984, por el cual se reglamenta la adquisición y uso de vehículos automotores blindados o con protección antibalas y se dictan otras disposiciones relativas a su acondicionamiento.

Resolución No. 8408 del 2 de octubre de 1985 por la cual se establece la cantidad mínima de señales temporales a utilizarse en calles y carreteras.

Resolución No. 1260 (mayo 23/86), Por la cual se reglamentan los formularios de trámite para el diligenciamiento de solicitudes de licencias de conducción y se fijan los códigos para las oficinas de tránsito.

Decreto 80 del 15 de enero de 1987, por el cual se asignan unas funciones a los Municipios, en relación con el transporte urbano.

Ley 79 del 23 de diciembre de 1988: por la cual se actualiza la legislación cooperativa.

Decreto No. 2321 del 9 de octubre de 1991, por el cual se modifican los artículos primero inciso segundo, quinto y noveno del Decreto No. 3457 de 1995.

Decreto No. 1032 del 14 de abril de 1991, por el cual se regula integralmente el seguro obligatorio de daños corporales causados a las personas en accidentes de tránsito.

Decreto No. 809 del 22 de marzo de 1991, por el cual se expiden las normas de internación temporal de vehículos blindados.

Resolución No. 3968 del 30 de septiembre de 1992, por la cual se adopta como reglamento oficial el Manual sobre dispositivos para el control del tránsito en calles y carreteras.

Ley 105 del 30 de diciembre de 1993: por la cual se dictan disposiciones básicas sobre el transporte, se redistribuyen competencias y recursos entre la Nación y las Entidades Territoriales, se reglamenta la planeación en el sector transporte y se dictan otras disposiciones.

Decreto No. 1809 del 4 de agosto de 1990, por el cual se introducen reformas al Código Nacional de Tránsito Terrestre.

Decreto No. 1951 del 24 de agosto de 1990, por el cual se modifican reformas del Decreto No. 1809 de 1990.

Decreto No. 2591 del 29 de octubre de 1990, por el cual se modifican reformas del Decreto No. 1809 de 1990.

Acuerdo 051 del 14 de octubre de 1993, por el cual se dictan disposiciones en materia de tránsito terrestre automotor y se derogan los Acuerdos 034/91, 02/92 y 052/92.

Resolución No. 1222 del 28 de abril de 1994, por la cual se establecen las condiciones en materia de seguridad a los vehículos de servicio público de pasajeros y se dictan otras disposiciones.

Decreto No. 540 del 31 de marzo de 1995, por el cual se dictan disposiciones sobre la homologación de vehículos.

Resolución 1919 del 10 de abril de 1995, por la cual se define, se reglamenta y fijan los requisitos para la transformación de los vehículos terrestres de transporte público colectivo de pasajeros y/o mixtos, con radio de acción metropolitano y/o urbano y se dictan otras disposiciones.

Resolución 7500 (2 de noviembre/95). Por medio de la cual se dictan unas disposiciones en materia de Licencias de Conducción y se deroga la resolución No. 06666 del 28 de septiembre de 1995.

Resolución No. 1939 del 10 de abril de 1995, por la cual se reglamenta el uso de vidrios polarizados, oscurecidos o entintados en vehículos automotores y se dictan otras disposiciones.

Resolución No. 3639 del 8 de junio de 1995, por la cual se modifica el artículo segundo de la Resolución No. 1939 de 1995.

Resolución No. 505 (31 de enero/96). Por la cual se señala un procedimiento especial para recategorizar en 6ª. Categoría.

Ley 336 del 20 de diciembre de 1996: por la cual se adopta el Estatuto Nacional de Transporte.

Resolución 7126 del 11 de octubre de 1996, por la cual se establecen las características y especificaciones técnicas y de seguridad para los vehículos de transporte público colectivo de pasajeros.

Decreto 0491 (14 de marzo/96). Por el cual se reglamenta el capítulo XIII del Título II del Decreto 2150 de 1995.

Decreto No. 2659 del 29 de diciembre de 1998, por el cual se reglamenta la reposición de los vehículos de servicio público de transporte colectivo de pasajeros y/o mixto del radio de acción metropolitano, distrital y/o municipal.

Decreto 172 del 5 de febrero de 2001, por el cual se reglamenta la prestación del servicio público de transporte en vehículos taxi.



Son autoridades de tránsito en su orden, las siguientes:


El Ministerio de Transporte

Los Gobernadores y los alcaldes

Los organismos de tránsito de carácter departamental, municipal o distrital

La Policía Nacional en sus cuerpos especializados de policía de tránsito urbano y policía de carreteras

Los Inspectores de Policía, los Inspectores de Tránsito, Corregidores o quien haga sus veces en cada ente territorial

La Superintendencia General de Puertos y Transporte

Las fuerzas militares en las zonas donde no haya presencian de autoridad de tránsito.

Los agentes de Tránsito y Transporte


Serán organismos de tránsito en su respectiva jurisdicción:


Los departamentos administrativos, institutos distritales y/o municipales de tránsito;

Los designados por la autoridad local única y exclusivamente en los municipios donde no hay autoridad de tránsito;

Las secretarías municipales de tránsito dentro del área urbana de su respectivo municipio y los corregimientos;

Las secretarías distritales de tránsito dentro del área urbana de los distritos especiales;

Las secretarías departamentales de tránsito o el organismo designado por la autoridad, única y exclusivamente en los municipios donde no haya autoridad de tránsito.



Para poder transitar por las vías públicas es necesario contar con cierta documentación que acredite al conductor y al vehículo, estos documentos deben ser portados en todo momento y en el mejor estado posible.


Licencia de tránsito: Este documento público identifica al vehículo y lo autoriza a cruzar las vías públicas del país, este documento debe actualizarse cada que cambien los datos del propietario, al cambiar las características físicas y mecánicas del vehículo.


Licencia de conducción: Este documento es personal e intransferible, es expedido por una autoridad de tránsito y habilita al titular para conducir vehículo automotor de acuerdo con las categorías y las modalidades que establezca el reglamento.

Categoría A1: Anteriormente se llamaba simplemente “categoría 1”. Quien tenga pase de conducción categoría A1 sólo y exclusivamente puede manejar motocicletas cuyo cilindraje sea igual o inferior a 125 c.c. ¿Ésta es tu licencia?

Categoría A2: Como el caso anterior, en el principio se conocía como “categoría 2”. Si tienes esta categoría de licencia de conducción en Colombia, te cuento que puedes conducir exclusivamente moto triciclos, motocicletas y motociclos con cilindrada mayor a 125 c.c.

Categoría B1: En la norma pasada, ésta era “categoría 3” simplemente. Los ciudadanos que posean esta licencia de conducir solo pueden manejar microbuses, camperos, camionetas, carros cuatro motor y automóviles de uso exclusivo para servicio particular.

Categoría B2: Si este es tu caso, debes conducir solo buses, camiones y busetas de servicio particular.

Categoría B3: Con esta licencia puedes conducir tractocamiones y vehículos articulados.

Categoría C1: Antes llamada “Categoría 4”; se creó para ser especialista en motocarros, camperos, cuatrimotos, camionetas, microbuses y automóviles que prestan servicio público.

Categoría C2: Se conocía anteriormente como “Categoría 5”, y es utilizada actualmente para conducir buses, busetas y camiones rígidos de servicio público.

Categoría C3: En el pasado se le conocía como “Categoría 6 público”. Esta categoría es solo para vehículos articulados de servicio público.


Seguro obligatorio SOAT: Este documento debe ser obtenido por cada vehículo automotor para transitar por el territorio nacional y amparar las lesiones físicas causadas a las demás personas si se ven afectados en un accidente de tránsito.


Certificado de revisión técnico-mecánica y de gases: los vehículos nuevos de servicio particular diferentes de las motocicletas y similares se deben someter a la primera revisión técnico-mecánica y de emisiones contaminantes a partir del sexto año contado a partir de la fecha de la matrícula, en el caso de servicios públicos se someterán a la primera revisión técnico-mecánica a los 2 años contados a partir de la fecha de la matrícula.


Las Placas: las placas son un documento público de permanencia y validez en todo el territorio nacional, la función es identificar preventivamente a un vehículo en su parte delantera y trasera, pero en el caso de las motos, remolques y semirremolques solo llevan 1.

Vehículos particulares – placas amarillas

Vehículos de servicio público - placas blancas

Vehículos de servicio diplomático – placas azules



Existen varias penalidades a las que se deben enfrentar los conductores cuando cometan una infracción de tránsito:


Amonestación: La amonestación consiste en la asistencia a cursos obligatorios de educación vial. El infractor que incumpla la citación al curso será sancionado con multa equivalente a cinco (5) salarios mínimos.

Multa: La autoridad de tránsito impone el comparendo correspondiente a la infracción y se establecen en salarios mínimos diarios legales vigentes.

Suspensión de la licencia de conducción

Suspensión o cancelación del permiso o registro

Inmovilización del vehículo: Consiste en suspender temporalmente la circulación del vehículo por las vías públicas o privadas abiertas al público. El vehículo se lleva a parqueaderos autorizados hasta que se subsane la causa de la infracción.

Retención preventiva del vehículo

Cancelación definitiva de la licencia de conducción


Infracciones de tránsito más recurrentes:


Multa por conducir un vehículo sin portar licencia de conducción: 8 SMLDV, lo que en 2022 equivale a $266.667.

Multa por estacionar un vehículo en sitios no permitidos: 15 SMLDV, lo que en 2022 equivale a $500.000.

Multa por no utilizar el cinturón de seguridad: 15 SMLDV, lo que en 2022 equivale a $500.000.

Multa por conducir un vehículo a velocidad superior a la máxima permitida: 15 SMLDV, lo que en 2022 equivale a $500.000.

Multa por no portar el SOAT: 30 SMLDV, lo que en 2022 equivale a $1.000.000.

Multa por no realizar la revisión técnico-mecánica del vehículo: 15 SMLDV, lo que en 2022 equivale a $500.000.

Multa por utilizar sistemas móviles de comunicación o teléfonos al momento de conducir: 15 SMLDV, lo que en 2022 equivale a $500.000.

Multa por transitar en contra vía: 30 SMLDV, lo que en 2022 equivale a $1.000.000.

Multa por no detenerse ante la luz roja del semáforo o una señal de pare:30 SMLDV, lo que en 2022 equivale a $1.000.000.

Multa por conducir en estado de embriaguez: Las multas van desde los 90 SMLDV (con grado 0 y primer reincidencia) hasta los 1.440 SMLDV (con grado 3 y tercera reincidencia).


Estos comportamientos irresponsables dañan el trabajo realizado por los municipios y entes gubernamentales que están previniendo, controlando y disminuyendo el riesgo de muerte y lesiones con campañas de sensibilización y la enseñanza que brindan los centros de enseñanza automovilística de todo el país. Además, hay que reprochar ese comportamiento ciudadano que trae consecuencias graves para todos los actores viales que responsablemente cumplen con las normas y leyes con el fin de tener una seguridad vial optima.



Estructura del código nacional de tránsito:

Título I – Disposiciones Generales

CAPÍTULO I – PRINCIPIOS

CAPÍTULO II – AUTORIDADES

CAPÍTULO III – REGISTROS DE INFORMACIÓN

Título II – Régimen Nacional de Tránsito

CAPÍTULO I – CENTROS DE ENSEÑANZA AUTOMOVILÍSTICA

CAPÍTULO II – LICENCIAS DE CONDUCCIÓN

CAPÍTULO III – VEHÍCULOS

CAPÍTULO IV – LICENCIA DE TRÁNSITO

CAPÍTULO V – SEGUROS Y RESPONSABILIDAD

CAPÍTULO VI – PLACAS

CAPÍTULO VII – REGISTRO NACIONAL AUTOMOTOR

CAPÍTULO VIII – REVISIÓN TÉCNICO – MECÁNICA

Título III – Normas de Comportamiento

CAPÍTULO I – REGLAS GENERALES Y EDUCACIÓN EN EL TRÁNSITO

CAPÍTULO II – PEATONES

CAPÍTULO III – CONDUCCIÓN DE VEHÍCULOS

CAPÍTULO IV – PARA EL TRANSPORTE PÚBLICO

CAPÍTULO V – CICLISTAS Y MOTOCICLISTAS

CAPÍTULO VI – TRÁNSITO DE OTROS VEHÍCULOS Y ANIMALES

CAPÍTULO VII – TRÁNSITO DE PERSONAS EN ACTIVIDADES COLECTIVAS

CAPÍTULO VIII – TRABAJOS EVENTUALES EN LA VÍA PÚBLICA

CAPÍTULO IX – PROTECCIÓN AMBIENTAL

CAPÍTULO X – CLASIFICACIÓN Y USO DE LAS VÍAS

CAPÍTULO XI – LÍMITES DE VELOCIDAD

CAPÍTULO XII – SEÑALES DE TRÁNSITO

CAPÍTULO XIII – PROCEDIMIENTOS DE CONTROL DE TRÁNSITO

Título IV – Sanciones y Procedimientos

CAPÍTULO I – SANCIONES

CAPÍTULO II – SANCIONES POR EL INCUMPLIMIENTO DE LAS NORMAS DE TRÁNSITO

CAPÍTULO III – COMPETENCIA – NORMAS DE COMPORTAMIENTO

CAPÍTULO IV – ACTUACIÓN EN CASO DE IMPOSICIÓN DE COMPARENDO AL CONDUCTOR PARA EL TRANSPORTE PÚBLICO

CAPÍTULO V – RECURSOS

CAPÍTULO VI – PROCEDIMIENTO EN CASO DE DAÑOS A COSAS

CAPÍTULO VII – ACTUACIÓN EN CASO DE INFRACCIONES PENALES

CAPÍTULO VIII – ACTUACIÓN EN CASO DE EMBRIAGUEZ

CAPÍTULO IX – SANCIONES ESPECIALES

CAPÍTULO X – EJECUCIÓN DE LA SANCIÓN

CAPÍTULO XI – CADUCIDAD

CAPÍTULO XII – APLICACIONES DE OTROS CÓDIGOS Y DISPOSICIONES FINALES[1]


¿Qué es el Código Nacional de Tránsito?: Es la ley 769 de 2002 y ayuda a establecer las normas que regulan los comportamientos de los conductores de vehículos automotores en Colombia. Además, garantiza la sana convivencia entre peatones, pasajeros, ciclistas, conductores de moto y carro público y particular en todo el territorio nacional.


El Ministerio de Transporte es la principal autoridad que regula el cumplimiento de las normas de tránsito y cada gobernador y alcalde debe garantizar el cumplimiento de todas las normas dentro de su propio territorio asignando el personal pertinente que vigila y controla el buen comportamiento de los conductores.


Los Centros de enseñanza automovilística son regulados por esta ley y especifica la constitución legal, lo que deben saber los instructores y lo que se le debe enseñar a los aspirantes a conductores del país.


El código de tránsito se repasará completamente, pero estos son los artículos más importantes para tener en cuenta para evitar sanciones:


Artículo 26, las autoridades podrán suspender la Licencia de Conducción por alguno de los causales establecidos. Entre ellos, están el conducir en estado de embriaguez o bajo el efecto de drogas, así como la prestación de servicio público de transporte con un vehículo particular.

Artículo 30, La obligación de contar con equipos de prevención y seguridad en el vehículo como: Gato con capacidad de levantar el vehículo, Llave de cruz para las ruedas, Dos señales para carretera, en material reflectivo y en forma de triángulo o lámparas de señal de luz amarilla intermitente, Botiquín de primeros auxilios, Extintor indicado para el tipo de vehículo, Dos cuñas para bloquear las ruedas del vehículo, Caja de herramientas básica, Linterna, Rueda de repuesto.

El Artículo 42 establece la obligatoriedad de contratar un Seguro de Accidentes o SOAT.

Artículo 55, todas las personas que tomen parte del tránsito (peatones, conductores y pasajeros) deben conocer y cumplir las normas y señales de tránsito así cómo obedecer las indicaciones dadas por las autoridades correspondientes.

Artículo 62, La obligación de respetar desfiles, entierros, procesiones o manifestaciones públicas entre otras.

Artículo 76, La prohibición de estacionar en cualquier lugar, Algunos de estos lugares son autopistas, zonas de seguridad, puentes, viaductos o túneles. También, en los carriles destinados al transporte público, en doble fila y lugares prohibidos por las autoridades, entre otros.

El Artículo 122 establece que las autoridades podrán inmovilizar el vehículo por diversas infracciones. Entre estas están, el conducir con una Licencia de Conducción adulterada, resultar positivo en prueba de alcoholemia, llevar niños menores en el asiento delantero o remolcar a otro vehículo.

El Artículo 131 establece la prohibición de lavar vehículos en la vía pública, canales, ríos o quebradas.

Artículo 131 también establece la prohibición de conducir un vehículo con vidrios polarizados, entintados u oscurecidos sin el correspondiente permiso. Igualmente, aquellos vehículos con publicidad o calcomanías en los vidrios que dificulten la visibilidad.

Capítulo 2 del Código de Tránsito varios artículos se refieren a las normas que deben cumplir los peatones. Algunas de ellas establecen la prohibición de invadir la zona destinada al tránsito vehicular con patines, patinetas o similares. También, cruzar por sitios no permitidos o sujetarse de vehículos en movimiento, entre otras.


Normas de Comportamiento de los actores viales:


En el Titulo III estas todas las pautas de comportamiento establecidos por el código de tránsito, aquí haremos énfasis solo en los más importantes para peatones y conductores.


Conductores:

Prestar atención al tráfico alrededor: el buen conductor, consulta a menudo los retrovisores y anticipa las maniobras que otros conductores harán. Esta es una característica de un conductor cortés y seguro.

Circular por el carril derecho como norma general en vías de dos o más carriles: el buen conductor siempre conduce en el carril de la derecha, excepto cuando sobrepasa a los demás, de forma segura. Esto hace que los demás conductores, que viajan más rápido, o tienen necesidad de adelantarlo, puedan hacerlo de manera segura.

Indicar maniobras en el momento oportuno: un buen conductor señaliza a otros conductores con los intermitentes, cuando tiene intención de girar o cambiar de carril, con suficiente anticipación, de tal forma que permite a otros conductores actuar en consecuencia.

No bloquear las intersecciones: es necesario estar atento a la entrada a una intersección, de manera que no la bloquee cuando el semáforo cambie a rojo.

Respetar las fases semafóricas: si la luz cambia a ámbar fijo y tienes suficiente espacio para frenar con seguridad, debes hacerlo. Puedes poner en peligro la vida de ciclistas, peatones y otros conductores, al sobrepasarlo, solo para ahorrar uno o dos minutos.

Permitir la incorporación de otros vehículos a la vía: recuerda que tarde o temprano estarás en la misma situación.

Mantener una distancia suficiente con respecto al vehículo que tienes delante: la distancia debe ser tal, que permita contar con 2 a 4 segundos de reacción, en caso de una frenada repentina. Puedes utilizar las bandas pintadas en la vía para calcular esa distancia.

Respetar los límites de velocidad en áreas residenciales: son zonas donde puede haber niños corriendo y jugando en la calle, y pueden irrumpir de manera repentina en la vía, sin estar atentos a los vehículos que transitan por ella.

Ser respetuoso y paciente con los conductores ancianos, discapacitados o conductores con problemas mecánicos: mantén una distancia de seguridad mayor y ten paciencia. Es posible que la velocidad de estos conductores sea menor y su capacidad de reacción sea más lenta.

Facilitar y permitir el paso de vehículos de asistencia o emergencia con rapidez.


Peatones:

Los peatones deben caminar por los andenes, en lo posible evitar caminar sobre las vías, y menos si es de noche.

De existir una senda peatonal, siempre se debe cruzar por ella. De no existir demarcación, el lugar apropiado para el cruce es la esquina. Nunca la mitad de cuadra.

Con el semáforo peatonal en verde, se puede cruzar. Si está en rojo o titilando, hay que esperar en el andén.

No hay que iniciar el cruce si hay vehículos atascados en la intersección, por más que el semáforo peatonal lo indique, ya que estos pueden arrancar en cualquier momento.

Al cruzar una avenida, hay que hacerlo con el tiempo necesario: quedarse parado en el medio es muy peligroso.

Al cruzar una vía hay que mirar hacia ambos lados. Si un vehículo acaba de pasar, hay que asegurarse de que no viene uno del otro lado.

Es recomendable que discapacitados, personas mayores y niños estén acompañados de un adulto. Además, los menores de 10 años deben cruzar la calle tomados de la mano de su acompañante.

Nunca salgas de manera intempestiva de entre dos vehículos estacionados para cruzar la calle.

Si se sufre un accidente y es necesario frenar el vehículo, hay que mantenerse fuera de la vía y señalizar el accidente para avisar a los demás conductores. Recuerda evitar cambiar una llanta en dirección al flujo vehicular. Consigue un lugar seguro para cambiar el neumático.

Si circulas de noche como peatón, como recomendación podrías llevar alguna prenda con material reflectante (chaleco, brazaletes, zapatillas, etcétera).


Sanciones por infracciones de tránsito:


Amonestación.

Multa.

Retención preventiva de la licencia de conducción.

Suspensión de la licencia de conducción.

Suspensión o cancelación del permiso o registro.

Inmovilización del vehículo.

Retención preventiva del vehículo.

Cancelación definitiva de la licencia de conducción.


Las sanciones señaladas en este artículo se impondrán como principales o accesorias al responsable de la infracción, independientemente de las sanciones ambientales a que haya lugar por violación de cualquiera de las regulaciones, prohibiciones y restricciones sobre emisiones contaminantes y generación de ruido por fuentes móviles.[2]





La restricción vehicular es una medida de gestión de la demanda de transporte usada para establecer prohibiciones a la circulación de diversas clases de vehículos, en cierto tiempo o en cierto lugar, y es utilizada principalmente dentro de las zonas urbanas o en situaciones de emergencia.


Pico y placa: El pico y placa obliga a los conductores a abstenerse de usar el carro o moto en determinados horarios y días, para mejorar la movilidad en la ciudad.

Movilidad de vehículos pesados por ciertos sectores

Descargue de mercancías en ciertos horarios

Movilidad de vehículos en fechas especiales (festividades)

Movilidad de animales en ciertos sectores

Restricciones de velocidad en ciertos sectores



Toda persona que tome parte en el tránsito como conductor, pasajero o peatón, debe comportarse en forma que no obstaculice, perjudique o ponga en riesgo a las demás y debe conocer y cumplir las normas y señales de tránsito que le sean aplicables, así como obedecer las indicaciones que les den las autoridades de tránsito.


Para todos los peatones:


El tránsito de peatones por las vías públicas se hará por fuera de las zonas destinadas al tránsito de vehículos. Cuando un peatón requiera cruzar una vía vehicular, lo hará respetando las señales de tránsito y cerciorándose de que no existe peligro para hacerlo.


Los peatones no podrán:


Invadir la zona destinada al tránsito de vehículos, ni transitar en ésta en patines, monopatines, patinetas o similares.

Llevar, sin las debidas precauciones, elementos que puedan obstaculizar o afectar el tránsito.

Cruzar por sitios no permitidos o transitar sobre los guardavías del ferrocarril.

Colocarse delante o detrás de un vehículo que tenga el motor encendido.

Remolcarse de vehículos en movimiento.

Actuar de manera que ponga en peligro su integridad física.

Cruzar la vía atravesando el tráfico vehicular en lugares en donde existen pasos peatonales.

Ocupar la zona de seguridad y protección de la vía férrea, la cual se establece a una distancia no menor de doce (12) metros a lado y lado del eje de la vía férrea.

Subirse o bajarse de los vehículos, estando éstos en movimiento, cualquiera que sea la operación o maniobra que estén realizando.

Transitar por los túneles, puentes y viaductos de las vías férreas.

Los peatones que se enuncian a continuación deberán ser acompañados, al cruzar las vías, por personas mayores de dieciséis años:

Las personas que padezcan de trastornos mentales permanentes o transitorios.

Las personas que se encuentren bajo el influjo de alcohol, drogas alucinógenas y de medicamentos o sustancias que disminuyan sus reflejos.

Los invidentes, los sordomudos, salvo que su capacitación o entrenamiento o la utilización de ayudas o aparatos ortopédicos los habiliten para cruzar las vías por sí mismos.

Los menores de seis (6) años.


Para los conductores de Vehículos automotores


Deben transitar, obligatoriamente, por sus respectivos carriles, dentro de las líneas de demarcación, y atravesarlos solamente para efectuar maniobras de adelantamiento o de cruce.

Los conductores no podrán transitar con vehículo automotor o de tracción animal por la zona de seguridad y protección de la vía férrea.

Todo conductor, antes de efectuar un adelantamiento o cruce de una calzada a otra o de un carril a otro, debe anunciar su intención por medio de las luces direccionales y señales ópticas o audibles y efectuar la maniobra de forma que no entorpezca el tránsito, ni ponga en peligro a los demás vehículos o peatones.

Todo conductor de un vehículo deberá abstenerse de realizar o adelantar acciones que afecten la seguridad en la conducción del vehículo automotor, mientras éste se encuentre en movimiento.

Todo conductor de un vehículo deberá respetar las formaciones de tropas, desfiles, columnas motorizadas de fuerza pública, procesiones, entierros, filas estudiantiles y las manifestaciones públicas y actividades deportivas.

Todo conductor debe ceder el paso a los vehículos de ambulancias, cuerpo de bomberos, vehículos de socorro o emergencia y de la policía o ejército orillándose al costado derecho de la calzada o carril y deteniendo el movimiento del vehículo, cuando anuncien su presencia por medio de luces, sirenas, campanas o cualquier señal óptica o audible. En todo caso los vehículos de emergencia deben reducir la velocidad y constatar que les han cedido el derecho de paso al cruzar una intersección.

Todo conductor, al detener su vehículo en la vía pública, deberá utilizar la señal luminosa intermitente que corresponda, orillarse al lado derecho de la vía y no efectuar maniobras que pongan en peligro a las personas o a otros vehículos.

El conductor que transite por una vía sin prelación deberá detener completamente su vehículo al llegar a un cruce y donde no haya semáforo tomará las precauciones debidas e iniciará la marcha cuando le corresponda.

En ningún caso el conductor podrá detener su vehículo sobre la vía férrea, un paso peatonal o una intersección o un carril exclusivo, paralelo preferencial de alimentadores o compartidos con los peatonales, pertenecientes al STTMP. Todo conductor deberá permanecer a una distancia mínima de cinco (5) metros de la vía férrea.

Ningún conductor deberá frenar intempestivamente y disminuir la velocidad sin cerciorarse que la maniobra no ofrezca peligro.

Todo conductor está obligado a utilizar las señales direccionales de su vehículo para dar un giro o para cambiar de carril. Sólo en caso de emergencia, y ante la imposibilidad de utilizar las señales direccionales, deberá utilizar las siguientes señales manuales:

Para cruzar a la izquierda o cambio de carril sacará el brazo izquierdo y lo extenderá horizontalmente.

Para indicar cruce a la derecha, cambio de carril, sacará el brazo izquierdo formando escuadra con la mano hacia arriba.

Para indicar reducción de velocidad o detención del vehículo, sacará el brazo izquierdo formando escuadra con la mano hacia abajo.

No se deben realizar maniobras de retroceso en las vías públicas, salvo en casos de estacionamiento o emergencia.

Los vehículos automotores no deben transitar sobre las aceras y zonas de seguridad, salvo en el caso de entrada a garajes o sitios de estacionamiento, evento en el cual respetarán la prelación de los peatones que circulan por las aceras o andenes.

Los conductores que estacionen sus vehículos en los lugares de comercio u obras de construcción de los perímetros urbanos con el objeto de cargar o descargar, deberán hacerlo en zonas y horarios determinados para tal fin.

No se deben reparar vehículos en vías públicas, parques, aceras, sino en caso de reparaciones de emergencia, o bajo absoluta imposibilidad física de mover el vehículo. En caso de reparaciones en vía pública, deberán colocarse señales visibles y el vehículo se estacionará a la derecha de la vía en la siguiente forma:

En los perímetros rurales, fuera de la zona transitable de los vehículos, colocando señales de peligro a distancia entre cincuenta (50) y cien (100) metros adelante y atrás del vehículo.

Cuando corresponda a zonas de estacionamiento prohibido, sólo podrá permanecer el tiempo necesario para su remolque, que no podrá ser superior a treinta (30) minutos.

Parágrafo. Está prohibido reparar vehículos automotores en la zona de seguridad y protección de la vía férrea, en los patios de maniobras de las estaciones, los apartaderos y demás anexidades ferroviarias.

Siempre que el conductor descienda del vehículo, deberá tomar las medidas necesarias para evitar que éste se ponga en movimiento.

Cuando se trate de vehículos de tracción animal, deberán bloquearse las ruedas para evitar su movimiento.

En el asiento delantero de los vehículos, solo podrán viajar, además del conductor, una (1) o dos (2) personas de acuerdo con las características de ellos.

Es obligatorio el uso del cinturón de seguridad por parte del conductor y de los pasajeros ubicados en los asientos delanteros del vehículo en todas las vías del territorio nacional, incluyendo las urbanas.

Los menores de diez (10) años no podrán viajar en el asiento delantero del vehículo. Por razones de seguridad, los menores de dos (2) años solo podrán viajar en el asiento posterior haciendo uso de una silla que garantice su seguridad y que permita su fijación a él, siempre y cuando el menor viaje únicamente en compañía del conductor.

A partir de los vehículos fabricados en el año 2004, se exigirá el uso de cinturones de seguridad en los asientos traseros, de acuerdo con la reglamentación que sobre el particular expida el Ministerio de Transporte.





Para los pasajeros:


Cuando algún usuario del transporte público profiera expresiones injuriosas o groseras, promueva riñas o cause cualquier molestia a los demás pasajeros, el conductor detendrá la marcha y avisará a la autoridad policiva más cercana para que obligue al perturbador a abandonar el vehículo, sin perjuicio de las sanciones a que haya lugar.


Para bicicletas, triciclos, motocicletas, motociclos y moto triciclo:


Deben transitar por la derecha de las vías a distancia no mayor de un (1) metro de la acera u orilla y nunca utilizar las vías exclusivas para servicio público colectivo.

Los conductores que transiten en grupo lo harán uno detrás de otro.

No deben sujetarse de otro vehículo o viajar cerca de otro carruaje de mayor tamaño que lo oculte de la vista de los conductores que transiten en sentido contrario.

No deben transitar sobre las aceras, lugares destinados al tránsito de peatones y por aquellas vías en donde las autoridades competentes lo prohíban. Deben conducir en las vías públicas permitidas o, donde existan, en aquellas especialmente diseñadas para ello.

Deben respetar las señales, normas de tránsito y límites de velocidad.

No deben adelantar a otros vehículos por la derecha o entre vehículos que transiten por sus respectivos carriles. Siempre utilizarán el carril libre a la izquierda del vehículo a sobrepasar.

Deben usar las señales manuales detalladas en el artículo 69 de este código.

Los conductores y los acompañantes deberán utilizar casco de seguridad, de acuerdo como fije el Ministerio de Transporte.

La no utilización del casco de seguridad cuando corresponda dará lugar a la inmovilización del vehículo.



La fatiga al conducir: La fatiga es el resultado final de muy variadas circunstancias como sueño, exceso de trabajo, uso de medicamentos, estrés, cambios en los turnos laborales, etc. El sueño se encuentra entre las cinco primeras causas de accidentes con víctimas.


Existen cuadros clínicos de distimia y fatiga crónica, caracterizados por que el paciente se queja de cansancio, falta de energía, fatiga y somnolencia, que se asocian a deterioro del estado del ánimo con falta de interés.


Síntomas de la Fatiga: Al conductor le cuesta concentrarse en la carretera y realiza maniobras casi inconscientes, con menor percepción de señales, luces, sonidos, distancias y tiempo. Además, Se reduce la cantidad, calidad o eficacia en la ejecución de maniobras y la capacidad de reacción.


La fatiga excesiva produce pesadez de la vista con parpadeo casi constante, cefalea, zumbido de oídos, sensación de brazos y pies dormidos, necesidad de moverse en el coche, que siempre se acompaña de mayor o menor pérdida de atención, y necesidad de restregarse la cara. En esta situación, es obligatorio parar y descansar.


El Sueño al conducir: Los trastornos del sueño son, en muchos países, la primera causa de muerte por accidente de tráfico, bien por falta de descanso o por la somnolencia diurna que produce el “síndrome de apnea-hipopnea del sueño”.


Esta situación provoca pérdida de la estabilidad en el ciclo sueño-vigilia, con repercusiones físicas y anímicas graves en los días posteriores mientras el joven está despierto, con riesgo de accidente de circulación


El Estrés al conducir: El proceso del estrés se divide en tres fases: reacción de alarma, fase de resistencia y fase de agotamiento. Cada una de ellas afecta a la conducción de una determinada manera, aunque en general destacan las alteraciones en tu comportamiento: agresividad, hostilidad, competitividad, impaciencia, impulsividad, menor prudencia, conductas temerarias y menor respeto a las normas.


El Hambre al conducir: El conducir sin alimento detona una serie de efectos secundarios, como: disminución de la atención, tiempos de reacción más lentos, irritabilidad y mal humor, distracción, nerviosismo, mareo, dolor de cabeza y malestares estomacales.



El alcohol altera la capacidad de conducir cualquier vehículo, ya que limita la percepción visual, el tiempo de reacción y la coordinación motriz. Así, altera la capacidad para juzgar la velocidad, la distancia y la situación relativa del vehículo.


Estas consecuencias aparecen incluso antes de que el conductor o la conductora tengan la sensación de encontrarse bajos sus efectos:


Se reduce el sentido de la responsabilidad y resulta más difícil mantener un nivel de atención.

Aparece la fatiga.

Se perciben peor las luces y se es más sensible a los deslumbramientos.

Se altera el equilibrio y los movimientos pierden precisión.

El campo visual disminuye en gran medida y surgen problemas para mantener la concentración visual.

Aumenta el tiempo de reacción.

Resultan más difícil las maniobras que requieren doble atención, por ejemplo, las incorporaciones a una vía o situaciones de mucho tráfico.

Es mucho más difícil percibir los elementos que hay en los laterales de la vía, como por ejemplo si se circula por un túnel.





​A medida que la velocidad aumenta, los vehículos responden más rápido a la dirección y más lentamente a los frenos, los conductores poco experimentados quizá hagan cambios abruptos que pueden hacer que el vehículo pierda el control.


Lleva tiempo aprender cómo manejar un vehículo a alta velocidad, las colisiones a alta velocidad tienen mayor fuerza y mayor probabilidad de ocasionar lesiones graves, estas son las consecuencias de conducir a muy alta velocidad:


Mayor potencial de pérdida del control del vehículo;

Eficacia reducida de los equipos de protección para los ocupantes;

Distancia de parada reducida después de que el conductor perciba un peligro;

Mayor grado de gravedad del choque, lo que conduce a lesiones más graves;

Implicaciones económicas de un choque relacionado con el exceso de velocidad y

Aumento del consumo/costo de combustible.



La ley 1287 de 2009 que define la movilidad reducida como: “Movilidad reducida: Es la restricción para desplazarse que presentan algunas personas debido a una discapacidad o que sin ser discapacitadas presentan algún tipo de limitación en su capacidad de relacionarse con el entorno al tener que acceder a un espacio o moverse dentro del mismo, salvar desniveles, alcanzar objetos situados en alturas normales.”[3] También, se considera con movilidad reducida las personas mayores de 65 años y se extiende la protección a las mujeres embarazadas.


¿Qué pasa si parquea en un lugar exclusivo o preferencial y no tiene la condición requerida?

Nos debemos remitir al artículo 36 del decreto 1660 de 2003: Artículo 36. Por indebido estacionamiento. Los conductores con movilidad normal que estacionen sus vehículos en lugares públicos de estacionamiento específicamente demarcados con el símbolo internacional de accesibilidad para los automotores que transporten o sean conducidos por personas con movilidad reducida o vehículos para centros de educación especial o de rehabilitación, incurrirán en sanción de multa de quince (15) salarios mínimos legales diarios vigentes.


En igual sanción incurrirán quienes cometan esta infracción en zonas especiales de estacionamiento para personas con discapacidad, ubicadas en parqueaderos habilitados en centros comerciales, supermercados, clínicas y hospitales, unidades deportivas, auto cinemas, y en general en todo sitio donde existan parqueaderos habilitados para el uso público, aún dentro de unidades residenciales privadas.



[1] Ley 769 de 2002 código nacional de tránsito – repaso completo a la ley [2] Ley 769 de 2002 Titulo IV Sanciones y procedimiento [3] ley 1287 de 2009

9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page